Los private equity y el bajo precio del gas natural



Por Moris Beracha / Especialista en mercados financieros y manejo de capitales
El gas natural está pasando a jugar un rol estelar en la matriz energética mundial porque siendo un hidrocarburo es considerado como una fuente limpia y no afronta las críticas tan negativas que sí carga su hermano el petróleo por las organizaciones ambientalistas.
Es por eso que consideramos que podrían continuar en auge como ha ocurrido en los últimos años apuntalados financieramente por los private equity, porque tienen la ventaja de que son generadores de energía con baja emisión de gases y en muchos casos con un acceso al dinero sin las trabas o demoras que tienen esquemas tradicionales como los préstamos bancarios, la emisión de títulos de renta fija o el aporte de capital por parte de los accionistas. En definitiva, estamos hablando de una apuesta a la innovación, la tecnología y, por supuesto, el riesgo tanto por las empresas gasíferas –sobre todo de shale gas– como de los private equity.
Un informe de la firma PWC resaltaba que el auge del shale prácticamente no hubiese sido posible sin los private equity porque la capacidad de respuesta es más rápida para agilizar un proyecto y el resultado ha sido significativo en impulsar al sector del gas natural en Estados Unidos ha estimulado, al punto que hoy es un país exportador.
Veamos cifras de la Agencia de Información de Energía de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés). Hasta 2006 la producción de gas natural en ese país crecía, pero en unos niveles muy bajos, insuficientes para cubrir la demanda o servir de sustituto para otras fuentes de energía al alcanzar un volumen diario por el orden de 63.000 millones de pies cúbicos/día. En el lapso de 10 años, que cerró en 2016, esa producción aumentó 40% para colocarse en 88.700 pies cúbicos diarios, principalmente por el repunte en los estados de Dakota del Norte y Ohio, y en menor escala en Oklahoma, Pennsylvania y West Virginia.
En términos de exportaciones, de nuevo con la data de la EIA, Estados Unidos ha pasado a jugar un rol fundamental en la oferta de gas natural porque más que triplicó sus despachos al exterior durante los mismos 10 años que estamos considerando, al elevar sus despachos de 1.983 millones a 6.398 millones de pies cúbicos.
No queremos detenernos en toda una explicación sobre producción y comercio de gas natural, pero sí destacamos ese crecimiento en tan corto tiempo que encontró en los private equityuna herramienta fundamental para la obtención de recursos. Es por eso que si esa experiencia la pudiéramos replicar en otras partes del mundo –por ejemplo en Argentina, Brasil o Venezuela en América Latina con el potencial de reservas de gas que tienen esos países– no dudamos que podría ocurrir un fenómeno similar.
Los private equity, sin embargo, requieren de un entorno macroeconómico estable, seguridad jurídica y que la operación les permita trabajar porque el éxito en Estados Unidos involucra un fondo financiero privado que asumió el riesgo de invertir en proyectos de gas natural impulsado por  particulares, un marco legal claro y la regulación apunta a favorecer a esas empresas, tanto para la obtención de financiamiento como para sus operaciones.
Para leer el artículo completo ingresa AQUÍ: http://www.petroguia.com/pub/article/los-private-equity-y-el-bajo-precio-del-gas-natural
Te invito a que ingreses a mi página web: www.morisberacha.com


Comentarios